miércoles, 17 de junio de 2015

Estamos en tiempo de tormentas... así las sentía de pequeño, cuando los miedos eran miedos.



TORMENTA

Presagio de los vientos,
barullo tras las cañas
y un rumor fundido entre dos soles.

Redoble de caballos al galope,
aire airado en las ventanas,
todo agua para dos mares con miedo
-blanco y blanco sobre negro-
susurro de oraciones,
y una vela sola en mi recuerdo.

Al fin goteo de relojes, silencios apacibles,
luego olor de hinojo y mielenrama
como lágrimas con menta y fe…

…Y en la vieja casa calma
sin tormentas,
ni café.

***