viernes, 3 de septiembre de 2010

SUBMARINA

.
Y sin decir nada me decías.

Te dejabas flotar celeste al aire,
burbuja fugaz rota de luces,
brisa casual que en mi estallaba.

Si algún amor hubo más paciente
no tendrá de tu espera la certeza
ni ese beso inexistente tan profundo,
que era verte y no ver lo que guardabas.

Submarina abisal entre almohadones
extendías tus sedales caprichosos
como alambres en las oscuras copas
aburridas de sus hombres
-distraídos tiburones fluorescentes-

La experiencia infantil de tu mirada
fue carnada suficiente a mis hambrunas.

Y allí mordí de tu peligro tres rincones
que me quitaron la sed y un mar de dientes.



...

2 comentarios:

Laura Caro dijo...

Es precioso lo que escribes.
Intenso, profundo, repleto de sentimientos. me gusta decir lo que pienso y tengo que decírtelo.
Saludos.

elisa...lichazul dijo...

me encantaron los poemas
felicitaciones!!

y felicidades por ese tercer lugar obtenido por tu relato
que lleguen muchos más reconocimientos para ti
tu pluma tienen méritos de sobra