lunes, 11 de abril de 2011

AMNIOS

Con este poema me han concedido el Premio especial del público del concurso Canal Literatura. Lo sé, lo sé... la vanidad... ¡ayyy!. Pero no puedo evitarlo, estoy contento pues así me leerán más ¿de eso se trata no?


.
Aun antes de nacer ya me entendías
pues flotabas dentro
y eras el vientre mismo de todas las madres,
construida por las mismas cosas.

Te imaginé en el amnio perezoso
colmada de ola y naufragio,
te degusté dormida
donde no estabas y serías, visión futura
de mis hormonas hembra,
anticipo elemental lacado en dudas.

Y ya no hubo pared que te tuviese
entera, ni músculo capaz de sujetar
las ganas peregrinas
instaladas en mis huesos como hierba
zurcida de dolores.

Así empezó la busca entre palma
y cataratas de otros dedos
tan iguales a los tuyos impacientes,
presentidos desde antes de apuntar
con ellos nuestro enigma
de sonrisas, de cabellos cables,

de idénticas caderas.



...

7 comentarios:

Bletisa dijo...

El público siempre tiene la razón, enhorabuena Ignacio.
Disfruta de la alegría de ser premiado.
El poema es estupendo.
Un beso.

Laura Caro dijo...

Profundo, sensible y bello.
Una auténtica joya.
Y el premio, bien merecido.
Un abrazo.

Santiago Redondo Vega dijo...

¡Enhorabuena! Ignacio un año más. Eres un crack. Mi más sincero abrazo. Aunque te disfraces de aminiótico te reconocemos igual. El tiempo antes del tiempo, un hallazgo. Y cuando aplaude el público será por algo.

Un abrazo

Ignacio dijo...

Muchas gracias Bletisa, por tu lectura, siempre fiel, y tu apoyo.
De esto vivimos.

Un beso grande.

Ignacio dijo...

Me encantan los elogios (aunque por educación se disimule, pero ¡qué narices, ¿a quién le amarga un dulce?). Los tuyos lo son, y mucho.

Por cierto, tienes pendiente contarme que tal les cayó a los niños el cuento del caracol. No importa si el resultado no fue positivo, pues así es como se aprende y se avanza.

Besos, muchos.

Ignacio dijo...

Santiago, que alegría sentirte por aquí. Ya ves, no tengo remedio. La verdad es que en esta ocasión no me esperaba este premio, porque ganarlo por tercera vez consecutiva me parecía un poco surreal. Pero así han salido las cosas y no vamos a ponerles puertas.
¿Por cierto, te habías presentado? Hubo un soneto que me recordaba a los tuyos, pero luego he visto que no. En cualquier caso este año estoy bastante sorprendido con la elección de finalistas, que, en algunos casos, me parece floja. Había mejores poemas que varios de los seleccionados pero....

Un abrazo agradecido.

Santiago Redondo Vega dijo...

Pues no Ignacio, este año no me he presentado. Ya tenté a la suerte dos veces antes para luego no tocar pelo y esta me parecía ya excesivo, como que mi bola no entraba ya en este bombo. Así que desistí, aunque he entrado a leer de vez en cuando. El concurso me gusta, pero opino que el premio debiera o ser de mayor cuantía económica o quitarla del todo, porque así no es ni chicha ni limoná. Si el motivo del concurso es del todo moral, para nada remunerado y únicamente de prestigio, que lo tiene, al estilo del Adonáis pongo por caso, pues vale. Y sino dotarle de algo más que de la caridad de los participantes, que siempre es nula y con esos míseros euros no cumple ningún cometido, obligando a un viaje del todo deficitario para los tiempos que corren. La poesía no es un oficio o una afición para ganar dinero, pero para perderlo tampoco. Es sólo una opinión, y no la más acertada, seguramente.

Pero te reitero mi enhorabuena Ignacio, te la mereces.

Otro abrazo.