martes, 5 de abril de 2011

LATIDOS

Se ha ido el maestro Zú. No lo conocía... y sin embargo...
Estos latidos que siento hoy son para él


No me dejéis conmigo a solas
rodeado de látigos latidos
que me pegan duro
y se escabullen
                        y me retan.

¿Cuál de estos ruidos fontaneros
será el que ahora se despiste
                        y salga fuera
contento de afilar su día por romperme?

Donde mi soledad
guardo cien venas descarriadas
y rebeldes, todas a una,
dispuestas para dar, y darme fuerte
de explosiones
en cada cavidad desconocida.

Y así con efusiones se doblan
y adjetivan mi nombre
y lo salpican de olvido como sangre
-todo alaridos-
y me quitan el aire de los dedos

                        y los muerden.

Necesito apartarme de este bullir
de vida relativa, interna y aprensiva,
salir hasta los medios,
y allí, silenciado y ausente,
saberme solo y lejos,

                        y al fin volverme mío.



...

2 comentarios:

Laura Caro dijo...

Era único, grande, enorme...
Descanse en paz.
Un abrazo, Ignacio.

Latino-Poemas dijo...

Hola Ignacio, me gustaría invitarle a visitar el nuevo sitio de poesía www.latino-poemas.net

Ayúdanos a compartir sus poemas :)