lunes, 22 de febrero de 2010

El primer poema del blog. Una llamada a la esperanza en estos tiempos inciertos...



ESPERANZA

Porque todas las cosas se pusieron de tu parte
y eras la misma sangre alegre de las cosas,
vestida de giros y coletas.

Te aparecías tarde a todas horas, dibujada de rojo
como las catedrales, como aquellos almohadones
dormidos en amor de figurines
o el color principiante de unos labios.

Aprendí de tu nombre a ser paciente
y ángel, y cordero pascual para mi sacrificio virgen
sin unción ni muerte, ni cuchillos;
asomado al balcón donde me herías.

Y entendí que el verano no es más largo
por más que así lo quiera,
ni tu presencia inquieta está más nunca
con la mía que la Esperanza inútil
de dos líneas paralelas e infinitas.



febrero, 2010

5 comentarios:

Anónimo dijo...

De: Angeles Para: Ignacio: Vaya, Vaya, Ignacio, reconozco que estas lleno de sorpresas. Tendré que poner tu poema bajo mi almohada (como las nutrias) para escuchar su canto misterioso. Creo que pienso mejor dormida que despierta. Sin embargo es un misterio arrollador, que envuelve entre su humo rojo y cautiva como el color principiante de unos labios.
P.d. Nunca me aceptó la cuenta de google ¿quisiera saber por qué?

Ignacio dijo...

Gracias Ángeles por tu comentario. Eres la primera persona que visita el Blog, así que muchas gracias.
Con respecto a lo de la cuenta Google, no tengo la menor idea. De hecho sobre informática no soy demasiado experto (por decirlo suavemente).

makoke dijo...

Me parece una idea buenísima que no pierdas el tren de los tiempos y decidas crear este blog, así tod@s podremos disfrutarte y encontrarte en un rincón que, a buen seguro, llenarás de emoción y palabras de mil colores.

Este es sólo un pequeño saludo, muy pronto pasaré de nuevo a visitarte y me quedaré más rato seguro.

Alberto Sánchez, ó 191, ó (en realidad) María José. Hasta pronto.

Maria Lua dijo...

Y entendí que el verano no es más largo
por más que así lo quiera,
ni tu presencia inquieta está más nunca
con la mía que la Esperanza inútil
de dos líneas paralelas e infinitas.

Excelente, Ignacio...
Un placer pasar por tu blog y
leer tus poemas!
Un beso con cariño
Maria Lua

Ana Muela Sopeña dijo...

Precioso poema, Ignacio.

Es tan suave y lírico...

Hermoso blog has creado.

Te felicito por la iniciativa.

Un beso, poeta
Ana