viernes, 23 de abril de 2010

DEL SUR

.
Ayer volví del sur dormido y duende
con un reloj de sol en cada mano
y una sonrisa arena entre los dientes.

Allí pisamos bosques y meriendas,
tendimos tu mantel pintado a olas
abriendo un mar azul lleno de soles.

Jugamos cuatro esquinas cataratas
derramadas de risas y escondite.
Mis pies se hicieron pájaros gaviota,
en el aire aliento de las caracolas.

Ayer volé en un sur sueño y gigante.



...

4 comentarios:

Bletisa dijo...

Estupendos endecas, sí señor.
Leyendo en alto se me iba el penúltimo verso y es porque tiene doce sílabas.
Podrías solucionarlo diciendo
" al aire, aliento de las caracolas"
Un beso Ignacio.

Jose Zúñiga dijo...

Bellos endecasílabos. Me han hecho dar un vuelta reposada. Y he visto mucho ritmo. Volveré, ya te sigo.

Ignacio dijo...

Gracias Bletisa, me encanta verte por aquí. Lo de la medida se debe a que no son endecas "buscados" sino naturales. Por lo tanto no me detuve a contar ni nada de eso. Pero, vamos, que si es por eso, me parece muy aceptable tu propuesta.

Besos.

Ignacio dijo...

Otra alegría verte por aquí "Zu", (como cariñosamente te llama Bletisa).
Me gusta lo que dices, porque soy de los que opinan que la poesía debe tener ritmo o no será.

Un saludo cordial.