lunes, 26 de abril de 2010

HIJOS

.
Parece que siempre ha sido así,
y nada es más lejano.

La casa entera estuvo prevenida
sabiendo que faltabais.
Los espejos os guardaban en la sombra
y asomabais a mi espalda
burlones y asombrosos sin que os viera.

Ya lloráis la tarde a cada rato
para dejar bien claro que sois la misma boca,
el mismo charco repleto de tropiezos,
la razón poderosa por vivir
de frente al barro y la llovizna.

De bálsamo y cantueso
se rinden nuestras manos,
nos babeáis las venas
con besos de plátano y yogurt,
hacéis del alfabeto una lección llena de sopas

y dos más dos serán otra vez dos
cuando os marchéis.



...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

no sé qué hijos podrá haber hecho alguien como tú. ¿no sabes cuántas penetraciones se necesitan para que salga niña? seguro que no.

Ignacio dijo...

Pues no te prives: Comparte esa información tan importante, te lo agradeceremos.