lunes, 14 de noviembre de 2016

Los sabios como Einstein describen la realidad desde sus fórmulas, pero nunca aciertan con las cuestiones emocionales, que saltan tiempos y espacios como si tal cosa. A lo mejor tendrían que investigar por ahí...



















COMO ENTONCES


Ayer marqué un pasado
tejido de guarismos.

Apareció tu voz con veinte años más,
inexistentes
y te asomaste a mí, como entonces,
sorpresa, tierna, efervescente.

Extrañé sentir la otra, la nueva,
la de ahora.
Muéstrame tus credenciales
por ver si, como entonces,
ansías, tiemblas, dudas,
tan insegura siempre,
tan espuma.

Engáñame sin miedo
a la mentira y vuelve, como entonces,
amiga, fuente, soñadora.


***