jueves, 6 de mayo de 2010

DOLORES

.
Aquí acontezco nuevo insatisfecho
tal vez dolido, hecho de barro,
sin nada que añadir
al músculo traidor, al hueso hambriento y duro.

No entiendo la mecánica crujiente,
abarquillada teoría
interna que convierte el daño
en yugo, en diente, en fiera amaestrada.

¿Tendrá todo que ver con las estrellas,
con millones de partículas flotantes,
con ayunos, con manteles, con costillas
desusadas pendientes de ciclones?

¿Tuvo que salir el pez de las mareas,
ponerse a cuatro patas,
alcanzar la Luna y luego descender
para llegar a esto,
a ser un alpinista doblegado
por el uso?

Es la vida, lo sé, cosa difícil,
extensa, inabarcable,
ambigua en su crudeza, extrema.

Pero es la mía, la única que tengo
y la tengo dormida de un dolor
que me conmueve.



...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

poemas malos, muy malos, muy propios de marica.

Ignacio dijo...

¡Hombre, Anónimo, el autor más prolífico del mundo!
Es todo un detalle que te hayas pasado por aquí para dejar tan sabio mensaje.